El destino

El destino es algo curioso, no siempre nos lleva por donde queremos ir y muchas veces termina guiándonos hacia un lugar inesperado en donde nos sentimos confundidos, perdidos, sin saber hacia donde nos dirigimos, esos momentos son dolorosos, complicados, nos hacen sufrir y cuestionar la persona que somos junto con aquello que deseamos en nuestras vidas. Pero si realmente hacemos el esfuerzo de ver esos retos como oportunidades para encontrarnos a nosotros mismos, comprendemos que era exactamente lo que necesitábamos para descubrir o fortalecer nuestro lugar en este planeta.

He conocido el amor, la perdida, la alegría, el desconsuelo, la amistad y el engaño. Hoy se que todo me ha servido para aprender, crecer y convertirme cada día en una persona mas fuerte y mas segura.

Pude comprender que una experiencia ya sea buena o mala no define el todo y lo mas importante es siempre mantenerse atento a las diferentes oportunidades que van apareciendo en el camino. Todo trayecto tiene sus tropiezos y por mas doloroso o difícil que hayan sido, comprendí que esos tropiezos eran necesarios para mi crecimiento y maduración como persona.

Todas mis experiencias me han ido forjando para convertirme en una persona mucho mas completa, me han enseñado que lo mas importante es mantenerse fiel así mismo y vivir con la convicción de que cada uno de nosotros esta destinado para hacer algo extraordinario.